×

¿Quieres salir de esta página?

Estás saliendo de la web corporativa de Amgen en España. Amgen S.A. no asume ninguna responsabilidad sobre el contenido, las opiniones o la precisión de la información contenida en la siguiente página.

×

¿Quieres salir de esta página?

Estás saliendo de la web corporativa de Amgen en España. Amgen S.A. no asume ninguna responsabilidad sobre el contenido, las opiniones o la precisión de la información contenida en la siguiente página.

HIPERPARATIROIDISMO SECUNDARIO

El hiperparatiroidismo: una grave enfermedad renal


El hiperparatiroidismo secundario (HPTs) es una complicación derivada de la insuficiencia renal crónica en fase terminal y en personas que están sometidas a diálisis. Se caracteriza por unos niveles elevados de la hormona paratiroidea, que interviene en la regulación del metabolismo del calcio y del fósforo.

Según la Sociedad Española de Nefrología, en 2015 había 23.693 pacientes en hemodiálisis. De estos, se calcula que alrededor del 35% sufría HPTs. Sin embargo, al tratarse de una enfermedad progresiva, el HPTs suele acabar afectando aproximadamente al 88% de los pacientes que están sometidos a diálisis y al 79% de los que están en hemodiálisis.

Se trata de una patología compleja que puede dar lugar a complicaciones graves. El HPTs también provoca enfermedad ósea hiperparatiroidea, una causa frecuente de dolor óseo y articular, reducciones en la masa ósea y un aumento del riesgo de fracturas esqueléticas. Así, el riesgo de fractura en estos pacientes es de entre dos y cuatro veces superior que al de la población general. Las anomalías óseas y minerales afectan al bienestar y a la calidad de vida del paciente y, aunque muchas personas con HPTs no presentan síntomas manifiestos, el dolor óseo suele ser habitual. Otros síntomas frecuentes incluyen dolor y rigidez articular, debilidad muscular, sequedad de la piel y prurito. El HPTs también favorece el desarrollo de enfermedad cardiovascular. Así, entre un 50 y un 80% de los pacientes presenta calcificación arterial, lo que a su vez puede producir riesgo cardiovascular y muerte.

Referencias:

  • Tomasello S. Secondary Hyperparathyroidism and Chronic Kidney Disease. Diabetes Spectrum. 2008 Jan; 21(1)19-25.
  • Amgen datos internos 2016
  • Goodman WG, Quarles LD. Development and progression of secondary hyperparathyroidism in chronic kidney disease: lessons from molecular genetics. Kidney Int. 2008; 74: 276-288.
  • Chertow GM, Lu ZJ, Xu X, et al. Self‐reported symptoms in patients on hemodialysis with moderate to severe secondary hyperparathyroidism receiving combined therapy with cinacalcet and low‐dose vitamin D sterols. Hemodial Int. 2011;16:188‐197.

La insuficiencia renal, principal causa de HPTs

 

Ver más
9 cosas que no sabías sobre los riñones

Ver más