×

¿Quieres salir de esta página?

Estás saliendo de la web corporativa de Amgen en España. Amgen S.A. no asume ninguna responsabilidad sobre el contenido, las opiniones o la precisión de la información contenida en la siguiente página.

×

¿Quieres salir de esta página?

Estás saliendo de la web corporativa de Amgen en España. Amgen S.A. no asume ninguna responsabilidad sobre el contenido, las opiniones o la precisión de la información contenida en la siguiente página.

HIPERCOLESTEROLEMIA

La importancia de tener los niveles de colesterol controlados


El colesterol es una grasa natural indispensable para el buen funcionamiento de nuestro organismo, ya que a partir de él se fabrican ciertas hormonas, los ácidos biliares, la vitamina D (formada gracias a su exposición a los rayos solares) y otras sustancias. La mayor parte del colesterol se produce en el hígado, aunque también puede provenir de algunos alimentos.  El colesterol circula por nuestro organismo a través de la sangre, para lo que se une a unas partículas llamadas lipoproteínas de las que existen varios tipos, entre los que destacan:

  • Lipoproteínas de baja densidad (LDL): se encargan de transportar nuevo colesterol desde el hígado a todas las células de nuestro organismo. Se conoce como “colesterol malo” porque una presencia excesiva en la sangre aumenta el riesgo cardiovascular. 

  • Lipoproteínas de alta densidad (HDL): es el llamado “colesterol bueno” y su función es transportar el colesterol de nuevo al hígado para su almacenamiento o destrucción a través de la bilis. 
Los niveles totales de colesterol en una persona sana deberían situarse por debajo de los 200 mg/dl, según la Fundación Española del Corazón. Las cifras de colesterol LDL se consideran normales hasta los 100mg/dL, aunque en personas con enfermedad cardiovascular las cifras se deben situar por debajo de los 70mg/dL. En lo que respecta al colesterol HDL, los niveles deben ser superiores a 35 mg/dL en el hombre y a 40 mg/dL en la mujer. 

¿Por qué es peligroso el colesterol LDL?

Cuando el cuerpo es incapaz de asimilar todo el colesterol que circula por la sangre, deposita en la pared de las arterias el que le sobra. Así forma unas placas que contribuyen a su estrechamiento y originan la aterosclerosis. Con el tiempo, la placa se endurece y estrecha aún más las arterias, limitando que la sangre rica en oxígeno llegue a los órganos y a otras partes del cuerpo.

Así, la hipercolesterolemia es una de las principales causas de la enfermedad cardiovascular. Es también una de las más prevalentes: uno de cada dos adultos españoles la padece tal y como quedó reflejado en el estudio ENRICA.

Descubre más sobre la formación de la placa de ateroma:



Referencias:

  • Colesterol y Riesgo Cardiovascular. Fundación Española del Corazón. Disponible en http://www.fundaciondelcorazon.com/prevencion/riesgo-cardiovascular/colesterol.html  Última consulta 4 de diciembre de 2017
  • Fundación Hipercolesterolemia Familiar. Guía para controlar su colesterol. Junio 2007
  • Guallar-Castillon P, Gil-Montero M, Leon-Munoz LM, Graciani A, Bayan-Bravo A, Taboada JM, et al. Magnitud y manejo de la hipercolesterolemia en la población adulta de España, 2008-2010: el estudio ENRICA. Rev Esp Cardiol. 2012;65:551-8.
  • Pedro Mata et al. Diagnóstico y tratamiento de la hipercolesterolemia familiar en España: documento de consenso. Atención Primaria. Volume 47, Issue 1, January 2015, Pages 56-65
  • Registro ARIAM de la Sociedad Española de Medicina Intensiva, Crítica y Unidades Coronarias
  • Organización Mundial de la Salud. Actividad física. Centro de prensa. Disponible en http://www.who.int/mediacentre/factsheets/fs385/es/ último acceso 04 de diciembre de 2017


¿Sabes qué favorece la hipercolesterolemia? Ver más
Como controlar la hipercolesterolemia en 10 pasos Ver más
La enfermedad cardiovascular en España Ver más